Arquitectos colombianos integran la sustentabilidad ambiental en sus proyectos

Agosto 01, 2016

373
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.


La arquitectura, por definición, además de ser reconocida como una de las bellas artes de la humanidad, es la forma en que el hombre transforma la realidad física del mundo, no solo para habitarla y hacerla funcional de acuerdo a sus necesidades durante el normal desenvolvimiento de su vida, sino también con el fin de proyectar placer estético o alguna forma de expresión a través de diseños, modelos, colores, formas, estilos y elementos creativos que correspondan a la idea original de su autor. En estos términos, la arquitectura es una disciplina que abarca aspectos complejos, ya que se implica en mayor o menor grado en asuntos humanísticos, científicos, artísticos, ideológicos, medioambientales, económicos y hasta religiosos. Al valerse de los recursos que la misma naturaleza les provee, los arquitectos deben tener muy en cuenta las implicaciones que tiene para el planeta el hecho de transformar por completo un espacio natural, especialmente si en este espacio abundan los recursos valiosos, ya que obviamente esto podría tener efectos muy negativos a largo plazo.

Es por ello que, en este contexto, con el transcurrir de los años, la expansión de las grandes metrópolis, el crecimiento demográfico, y los problemas de contaminación que el desarrollo industrial le ha reportado al medioambiente, la arquitectura ha tenido que reinventar sus métodos y técnicas a fin de ser lo más amigable posible con el planeta y sus recursos, buscando reducir el grado de impacto ambiental a su mínima expresión. Así pues, se ha tenido bien en nombrar a esta tendencia como "arquitectura sustentable", presentando de por sí dos grandes retos para los arquitectos colombianos: crear proyectos que correspondan a las necesidades de los usuarios a la vez que tratan de favorecer lo más posible el medioambiente y el entorno donde son construidos.

Algunos de los términos más manejados dentro de estas tendencias de "arquitectura verde", como sustentabilidad ambiental, diseños bioclimáticos, jardines verticales, cubiertas verdes, paisajismo, entre otros, son tomados muy en cuenta por estudios arquitectónicos como Elementum, con el fin de acoplarse lo más posible a los deseos de los clientes sin descuidar su premisa de protección del entorno. En muchos casos, se integran sistemas de plantaciones naturales dentro de los espacios de la construcción, con el propósito de purificar su atmósfera y complementar su valor estético con un verdor auténtico. Los arquitectos desean reducir lo más posible el impacto ambiental, aprovechando eficientemente los recursos naturales y minimizando el consumo de energía, lo cual es posible gracias a la interacción entre el diseño, las condiciones climáticas, la hidrografía, los ecosistemas del entorno, la tecnología aplicada y la utilización de fuentes de energía renovables.

En el caso específico de Colombia, tenemos algunos ejemplos de proyectos arquitectónicos sumamente exitosos, reconocidos por su alto grado de sustentabilidad y por ser amigables con su entorno y con el medioambiente en general. Uno de ellos es el edificio Ruta N, ubicado en la ciudad de Medellín, donde funciona la corporación homónima y también las oficinas de la transnacional Hewlett Packard. Esta construcción cuenta con la certificación al Liderazgo en Diseño Energético y Ambiental (LEED) debido al manejo de lluvias, el uso del paisajismo y la iluminación. Sus creadores se esmeraron en la reducción de la polución lumínica, limitando la cantidad de luz que sale del edificio al exterior, así como sus amplias piezas de madera certificadas por FSC (Forest Stewardship Council); las cuales fueron cultivadas responsablemente, avaladas por sellos y estándares de calidad que certifican que son explotadas de una forma sostenible y ecológica.

Otro caso ejemplar es el del edificio de Bancolombia, también en la ciudad de Medellín, certificado LEED Oro, diseñado por Gabriel Arango y Juan José Escobar para un área de 138.101 m2. Esto lo convierte en el edificio con el mejor puntaje en Colombia y el segundo en América Latina, solo detrás del HSBC de Argentina. Su integridad ecológica se mantiene gracias a las cerca de 1000 especies de plantas que habitan en él, la disposición del aire acondicionado en pisos y no en techos (que reducen el consumo energético hasta un 30%) y el sistema de recolección de aguas en las cubiertas, que reduce en un 40% el agua consumida por las torres de enfriamiento.

La historia de la arquitectura sustentable, bioclimática, que da un papel protagónico a la ecología, a pesar de ser considerada por muchos un "boom", está apenas comenzando a escribirse en Colombia. Elementum está siendo parte de esa historia. Si usted tiene en mente desarrollar un proyecto de construcción y desea formar parte de esta tendencia para ayudar a preservar la naturaleza, lo invitamos a ponerse en contacto con nosotros. Le garantizamos el diseño sustentable más eficiente y profesional, que cubrirá sus necesidades tanto estéticas como profesionales, acorde con los nuevos desafíos del urbanismo moderno.

El enlace ha sido copiado al portapapeles.
373
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.